Tag Archives: dignidad

¿Os parece medianamente bien si nos ponemos a hacer periodismo con decencia?

Sería una cuestión de dignidad; y respeto; y respeto a la dignidad. Porque lo que está ocurriendo está muy lejos de ello. Y justo en una profesión que se supone que tendría que estar en la vanguardia de la defensa de la igualdad de oportunidades y tratamiento de las personas. Podría seguir con grandes frases más aún: el periodista no nace, sino se hace; el periodista no solamente tiene principios éticos, sino que tiene que salir a su defensa; el periodismo es arte; el periodista es un creador; el periodismo debería de ser servicio público. O bien podría contaros qué es lo que ha pasado.

Prólogo. Un hombre de origen español está en búsqueda y captura como sospechoso por haber matado en Cuenca. La policía de Rumanía lo detiene en el oeste del país. La policia española agradece la colaboración. La justicia de España pide la extradición del sospechoso. A día de hoy, se espera la decisión. De ésto va. En el mismito momento en el que el sospechoso vuelve a España para que se le juzgue aquí, se apaga YA el interés mediático para Rumanía, la información de Rumanía, la justicia de Rumanía, las leyes de Rumanía, los periodistas de Rumanía. Continue reading

Advertisements

Historias de mujeres en España

Cuando recibí la invitación de participar en una jornada de la mujer en una ciudad de Madrid con una ponencia sobre la mujer inmigrante en España, dos palabras, o incluso dos ideas se me quedaron: la organizadora me habló de homenaje y valor. Ella quería organizar este evento en torno al valor de la mujer inmigrante y en homenaje a esta misma, para su fuerza y su coraje, para sus capacidades y sus formas de adaptarse, evolucionar y crecer dentro de lo que es el proceso migratorio. He pensado en seguir siendo, como siempre, una mera intermediaria entre la realidad de los hechos y el público; es decir: transmitir, comunicar, hacer llegar la información que tuve la oportunidad de recoger durante todos estos años de trabajo como periodista extranjera. La profesión me ofreció una oportunidad, la de ser un poco más que una periodista (o talvez menos, según perspectiva): he apuntado y depositado todo lo que llegaba a saber, todo del que me enteraba. Tuve que cubrir la actualidad general – política, social, cultural, económica – de España, hacer llegar los hechos al público de Rumanía, pero una parte importante de esta actualidad española siempre fue la inmigración, y dentro de ésta, la de los inmigrantes rumanos que llegaron a ser el colectivo mayoritario entre los extranjeros de este país. Nunca me gustó aburrir a mis lectores u oyentes con datos, cifras, tendencias migratorias ni demográficas y quise por lo tanto contar unas historias, sin nombrar a las protagonistas, en el afán de protejer su intimidad y la de sus familias. Así que un buen día de primavera, he compartido unos cuentos y relatos; son de las mujeres rumanas que he conocido a lo largo de mi estancia y durante mi trabajo como corresponsal. Son historias de mujeres rumanas, pero queda por debatir si alguno de estos detalles, alguno de estos momentos pueden o no ser asociados a la vida de cualquier mujer inmigrante en España. Es decir, si entre tantas nacionalidades que abarca este país, entre tantas culturas, religiones, costumbres, tradiciones tan diferentes – si nos percatamos de alguna diferencia cuando llegamos a hablar de las historias y las vidas de estas mujeres. Hay muchas historias que contar; muchísimas. Quince años (aproximadamente) de intensa inmigración rumana en España no es mucho tiempo en terminos demográficos ni en efectos de los movimientos migratorios. Pero es mucho lo que se consiguió – las vidas que se forjaron durante este tiempo. Por ejemplo, la capacidad de la mujer rumana de “aguantar hasta el cabo del imposible”, como me decía un día una de ellas. Su figura genérica cubre a la de la empleada domestica que a veces trabaja durante toda la semana y libra solamente los domingos, para ir a la misa y ver a sus hijos. ¿Pero qué hay detrás de esta figura genérica? Continue reading