Tag Archives: trabajo

“Esta es España” en diez capítulos o cómo trabajar y salir ileso

Capítulo 1. “Esta es España 2016, Rux”, — me dice casi con pena al tratar de explicarme que un año más, no puede concederme un aumento de sueldo, ni aceptar ni siquiera enmendar una propuesta de mejora de las condiciones de trabajo, a pesar de que la empresa esté mejor que el año pasado y que el año pasado estuviera mejor que el anterior, ni pagarme más por las horas demás que llevo echando. Lo único que puede hacer – me dice con cara de comprensión y total empatía, subrayando una vez más que me entiende perfectamente, puesto que él también fue extranjero en otros mercados laborales – es mantenerme las condiciones iniciales: un 15% sobre el mínimo previsto por el convenio colectivo. “Estás por encima del convenio, Rux”, — me explica. “El 25% de horas que estoy haciendo demás, asumiendo tareas que no están previstas para mi categoría profesional, también están por encima del convenio”,  — quiero decir, pero me callo. Seguro que ve todo lo que estoy haciendo, cuántas horas estoy en la academia, cuántos días me cojo sólo 20 minutos para comer, cuántas veces me quedo para cerrar la academia, cuántas mañanas llego antes de mi hora para abrir. Seguro que lo ve, es que estamos construyendo, dándolo casi todo, sacrificando tiempo libre, lecturas, vacaciones, investigaciones ajenas pero que sirven de alimentación para el alma – porque este mes tenemos un proyecto de redacción de contenidos para un curso que nos puede llevar a facturar más, porque esta semana tenemos que preparar un dossier para una licitación que nos puede traer más ingresos el año que viene, porque este cuatrimestre tenemos que ofrecer un nuevo formato de cursos intensivos. Todo para que todos podamos vivir mejor el año que viene.

Capítulo 2. “Todos no, Rux. Ellos sí. Los socios capitalistas sí. Nosotros – no”, — me dice el camarada de armas, con su habitual lenguaje parco, con su pragmatismo que muchas veces, en mi extrema candidez, me lo tomo como pesimismo. “Es que no <<tenemos>> ningún proyecto, ninguna licitación, ningún curso nuevo. Tú tienes que prepararlo, pero no es tuyo; tú tienes que sacrificar tiempo y energía; pero no es nada tuyo. Es de ellos, con lo cual son ellos los que cobran. Tú – no”. Esta es España en 2017.

Capítulo 3. “Esta es España 2018, Rux”, — me dice un año más, al tratar de explicarme con ternura que desafortunadamente no, no es nada normal que pida aumento de sueldo cada año. “Ojalá pudiera pagártelo, Rux”. No, no hay margen ni siquiera para una mejora equivalente al índice de la inflación, como prevé la ley. “Cómo me gustaría dártelo, Rux”. No, no es nada normal que pida formación anual pagada por el estado, puesto que sí, se me resta de la nómina cada mes un porcentaje para dicha formación; no, no es nada normal que considere que los mil y pico euros de sueldo mensual y las 12  pagas al año son muy poco para la labor que estoy haciendo. “Y por serte sincero, tú tienes condiciones de trabajo privilegiadas, Rux. Es porque te valoramos muchísimo”.

Continue reading

Advertisements

Parece mentira

Que después de la tragedia ocurrida hace tres años en Madrid Arena, el Metro de Madrid perpetue las mismas práticas irresponsables e indiferentes hacia la vida, permitiendo el funcionamiento de instalaciones, trenes, andenes y coches llenísimos, sin posibilidad física de respirar en condiciones. Vamos, como seres humanos.

Parece mentira que después de tantas tragedias recientes que podrían haber sido evitadas en aglomeraciones y multitudes, en la red de metro de una capital europea tenga una la sensación de que no tiene espacio ni siquiera para desmayarse, menos aún respirar.

Parece mentira que los (ir)responsables de una red de metro que dentro de pocos años cumplirá un siglo de funcionamiento no desalojen e incluso cierren al instante las instalaciones averiadas y que en cambio permitan la entrada de todos los viajeros, sin informarlos sobre las condiciones indecentes ofrecidas por un servicio público.

Parece mentira que una mañana de un día de trabajo en la capital española se convierta en una pesadilla para muchísimos de los que utilizamos los medios de transporte público.

Parece mentira que concretamente una línea que ha estado bloqueada durante largas semanas en verano por mejora de las instalaciones siga sufriendo averías y entorpezca así la actividad de millares de madrileños para los cuales del llegar a trabajar depende su subsistencia.

Parece mentira que el mismo día en el que la avería se solucionó en más de 5 (cinco) horas, la misma companía de visto bueno a anuncios que agradecen a los madrileños el uso del transporte público, para combatir los niveles de alta contaminación de la ciudad.

Parece más que mentira que en unos tiempos en los que escuchamos propaganda política que nos asegura que el país está preparado para combatir la amenaza terrorista (nada de prevenirla, por cierto), la companía de transporte público permita aglomeraciones inacceptables desde tantos y tantos puntos de vista, cuantos viajeros haya cada día.

Parece mentira…

… que no pueda dejar de pensar en todo el miedo al pánico de los demás que he pasado ayer en el Metro de Madrid.

… que haya llegada agotadísima y nerviosa a los dos trabajos que estoy haciendo cada día con mucho anímo y pasión.

… que haya sido mala y antipática hacia la gente con la que estoy trabajando y que cada día que me hace muy felíz, contribuyendo así a un muy feo y decepcionante entorno general.

… que haya tenido un agudo sentimiento de la inminencia de una tragedia.

… que siga escuchando una voz cada vez más débil que trata de convencerme: “tranquila, que no pasará nada…”

… que no haya escuchado ningún responsale de la cosa pública que diga algo que me tranquilice.

… que todo ésto parezca mentira.